Mi primer caso......


Son las seis de la tarde en la sala de curas del hospital. La enfermera me acerca una nueva ficha. José de 70 años consulta por dolor en la hernia, dolor en la zona de la hernia inguinal operada hace cinco años. Me extraño porque después de cinco años es difícil que aparezca dolor si no lo ha tenido anteriormente. Abro la puerta de urgencias y José entra caminando medio doblado en dos por el dolor. Me explica que el dolor le apareció súbitamente hace 24h, sin hacer ningún esfuerzo, no refiere ningún antecedente traumático ni se aprecian colecciones de pus ni heridas. Si no hubiese sido un misterioso dolor que aparece en un paciente con antecedentes quirúrgicos (cicatrices) sin justificación alguna, le habría tratado con "voltarén® y no mires a quien". Ahora mi punto de vista es distinto, ahora sé que hay otros motivos que pueden causar este misterioso dolor. Le pregunto por su vida, por lo que le ha sucedido últimamente, es entonces cuando sus ojos me muestran la tristeza de su alma (cuando descubro en su mirada, la tristeza de su alma). Su esposa había muerto hacía unos (pocos) días. Este factor estresante en la vida de José hizo desequilibrar todo su sistema. Le pregunté si tenía más cicatrices en su cuerpo, enfermedades que hubiese padecido, fracturas, quemaduras, implantes o extracciones dentales. Me lo negó todo, entonces, una vez acostado encima de la camilla de urgencias, pasé a pincharle la cicatriz de la hernia inguinal como causante del bloqueo o campo interferente y del dolor. A pesar de que le pinché en varias ocasiones y en distintas profundidades, José persistía con la extremidad doblada y con el mismo dolor. Le pregunté de nuevo por más cicatrices y ante la persistencia de su negativa decidí explorarlo personalmente, hallando dos cicatrices una en cada dedo índice de ambas manos. Al ser cicatrices de la niñez, José las obvió creyendo que no tendrían ninguna relación con el dolor que ahora le acosaba. Fue al retirar la aguja de la última inyección de procaína en la cicatriz del dedo índice que veo por la rabadilla del ojo que José estira la pierna y la coloca plana encima de la camilla. Le pregunto "José, ¿qué tal la pierna?". José me responde extrañado a la vez que sube y baja la pierna "¡no me duele, no me duele!". En ese momento me enamoré de la TN y decidí casarme con ella. Esta respuesta tan rápida conocida como "fenómeno en segundos" es uno de los resultados que podemos obtener con la TN. Las cicatrices, físicas o emocionales, cambian la estructura de la matriz extracelular (MEC) convirtiéndola en una muralla (campo interferente) que impide el paso de la información. Cuando liberas este campo interferente de la matriz extracelular, la información puede seguir su recorrido sin interrupción desapareciendo el dolor.

Esta historia nos sirve para entender que nuestro cuerpo se comunica no sólo a través del sistema nervioso y del sistema vascular, sino que también, como hemos visto en el caso de José, a través de la matriz extracelular, siendo esta última la vía más rápida de transmisión de la información.

La MEC es una red tridimensional formada por tejido conjuntivo que rodea a todas las células y órganos del cuerpo, en una palabra está en todas partes y ocupa todos los espacios llegando a interactuar hasta el núcleo de la célula y su ADN. Esta MEC está controlada por el sistema nervioso autónomo o vegetativo (SNA), el mismo que controla nuestras funciones automáticas de respiración, circulación, metabolismo hormonal, temperatura, balance de líquidos y mucho más, todas estas funciones son llevadas a cabo a través de las vías ramificadas de este "nervio vital"; por eso es este actuar en globalidad que hace posible la vida. Todas las partes de nuestro cuerpo y nuestro ser están relacionadas entre sí, debido a que mente, órganos, tejidos y material genético están conectados a través de la MEC a una misma red nerviosa, el SNA.

Cualquier irritación sobre esa red nerviosa (cicatrices, infecciones, intervenciones quirúrgicas, implantes o extracciones dentales, estrés emocional...) puede alterar el neurovegetativo apareciendo síntomas diversos en cualquier zona del cuerpo. La terapia neural pretende neutralizar esas irritaciones mediante inyecciones de un anestésico local en puntos específicos según la historia de vida de cada persona, así su sistema nervioso buscará un nuevo orden de mayor equilibrio en el cual el dolor, la infección, la alergia, el desarreglo hormonal quizás ya no tengan una razón de ser.


La Terapia Neural es un sistema terapéutico holístico que tiene en cuenta la totalidad del ser. Lo va a regular a través del sistema nervioso, principalmente el SNA autónomo, mediante el uso de pequeñas concentraciones de anestésico local de vida media muy corta.



En resumen, la TN es una terapia reguladora porque ayuda al organismo a encontrar su propio equilibrio, es una terapia holística porque percibe al ser como unidad donde todos los tejidos y órganos mantienen una relación constante y estrecha (mantienen constantemente una estrecha relación). El ser humano es más que la suma de sus partes, quien enferma no es una parte, es la persona y es a quien vamos a tratar.



CICATRICES

Las cicatrices pueden originar un campo interferente impidiendo que circule correctamente la información. Con TN se elimina el campo interferente y acaban desapareciendo las cicatrices.

LUMBALGIAS

Son la causa más frecuente de baja laboral. Muchas veces las cicatrices abdominales son las causantes de las lumbalgias. Con TN se solucionan un alto porcentaje de las lumbalgias.

COMPLICACIONES POSTOP

Es altamente efectiva en estos casos, la cicatriz se comporta como campo interferente, si la infiltramos con TN reorganizamos el sistema nervioso.

T e r a p i a     N e u r a l

Video

La Terapia Neural está incorporada en las prácticas de la medicina alopática, especialmente útil en el tratamiento del dolor.




"Modulación neuromuscular y Terapia Neural: son importantes herramientas terapeúticas, útiles para aliviar el dolor, además de otros síntomas incapacitantes, que evitan la administración de fármacos y sus efectos secundarios."


Medicina de Urgencias y Emergencias. Guía diagnóstica y protocolos de actuación. 4ª Edición. Luis Jiménez Murillo. F Javier Montero Pérez.

Contacta con nosotros